Llámanos
  • +52.(55) 5342-9000

Los orígenes de las Bolsas de Valores modernas

Una Bolsa de Valores es una institución bursátil que promueve y regula el intercambio mercantil de todo tipo de valores financieros. Los valores negociados en una Bolsa incluyen acciones emitidas por compañías cotizadas, fideicomisos, derivados, productos de inversión agrupados y bonos de deuda. Las Bolsas a menudo funcionan como mercados de “subastas continuas”, con compradores y vendedores que consuman transacciones en un sitio designado para ello. Desde su aparición, las Bolsas de Valores han permitido que las empresas obtengan un financiamiento regulado.

Patio de la Bolsa de Amsterdam en 1653 en los Paises Bajos / Foto via https://www.goodfreephotos.com/ Patio de la Bolsa de Amsterdam en 1653 en los Paises Bajos / Foto via https://www.goodfreephotos.com/



La operatividad de este modelo bursátil contribuye a que prosperen los planes de expansión de los inversionistas.

Por su ubicación, a partir del siglo XIII, la ciudad de Brujas, en Bélgica, se convirtió en el lugar idóneo para el intercambio mercantil entre los principales comerciantes europeos de la época. Si bien es cierto que los habitantes de la ciudad no participaban en las transacciones, los dueños de las posadas en donde se hospedaban los mercaderes adquirieron un rol fundamental en las negociaciones, pues fungían como intermediarios de los intercambios efectuados entre sus huéspedes. Una de las familias de posaderos más importantes fue la familia Van der Buerse, que durante cinco generaciones dirigió la posada Ter Buerse. En el siglo XIV, por los volúmenes de las negociaciones y la cantidad de transacciones que ahí se realizaban, la plaza frente a la posada Ter Buerse se convirtió en el principal centro comercial y financiero de Brujas, y debido a la cercanía con la posada y a su icónico escudo de armas —que ostentaba tres bolsas de piel (monederos típicos de aquella época) —, la plaza adquirió el sobrenombre 'Buerse'.  Pese a que algunos historiadores aceptan la posibilidad de que este hecho haya dado origen al nombre 'Bolsa de Valores', la gran mayoría argumenta que la Bolsa de Brujas no fue una Bolsa de Valores en sentido estricto, ya que nunca fungió como un organismo regulador centralizado y en ella nunca se comercializó un valor financiero intrínsecamente vinculado al advenimiento histórico de las Bolsas de Valores a nivel mundial (las acciones).

Muchos historiadores consideran que la Bolsa de Valores de Ámsterdam, creada en 1602, es la primera institución moderna de esta naturaleza, puesto que fue el primer organismo centralizado que reguló todas las operaciones de compra-venta que se realizaban en su interior y, quizás lo más importante, introdujo un instrumento financiero nunca antes comercializado: las acciones bursátiles.